‘Viajan’ los asistentes en el Templo de la Compañía

El espectáculo estuvo conformado por canciones de Franz Schubert sobre poemas de Wilhelm Müller; en la voz del barítono Furio Zanasi, y el pianista Massimo Viazzo

El pianista Massimo Viazzo y el barítono Furio Zanasi. Foto: Manuel Carrillo

El pianista Massimo Viazzo y el barítono Furio Zanasi. Foto: Manuel Carrillo

Manuel Carrillo 

GUANAJUATO, Gto.- El público asistente a la Pinacoteca del Templo de La Compañía pudo sentir el ‘viaje de la alegría’ a la desesperación de un hombre enamorado y despreciado al mismo tiempo.

El espectáculo estuvo conformado por canciones de Franz Schubert sobre poemas de Wilhelm Müller; en la voz del barítono Furio Zanasi, y el pianista Massimo Viazzo.

Son 24 canciones que llevan al escucha por el frío, la penumbra, el desolado horizonte y la soledad. Es la historia tan común y contemporánea del hombre que se enamora de una joven y bella mujer, pero ella lo abandona. El hombre va expresando sus sentimientos mientras camina bajo la atmósfera del invierno.

Al principio, se alcanza a escuchar la voz del barítono: “debo hallar mi propio camino en esta oscuridad, la sombra de la luna me hará compañía, y en las blancas praderas buscaré la huella del ciervo; el amor es vagabundo, así lo hizo Dios”.

Casi al final, el hombre se arma de valor para decir en un par de palabras: “sólo los tontos se lamentan, voy alegre, desafiando tempestades, si no hay Dios, todos somos dioses…”.

Fue un espectáculo con música bella y poemas del mismo calibre, pero muy tristes.

Leave a Reply

Deja un comentario