Plasma sentimientos sobre el piano

El concertista Jos Van Immerseel presentó un amplió repertorio de grandes compositores

Manuel Carrillo

GUANAJUATO, Gto.- A pesar de que el instrumento que utilizó no es el más adecuado, porque no se ajusta a las características de la época en que vivió Franz Schubert -siglo XIX- el concierto ofrecido por Jos Van Immerseel, en el Templo de Valenciana, gustó a la gente.

El músico señaló que el fortepiano -antecesor del piano actual- es una copia mal hecha del auténtico instrumento que se utilizaba a finales del siglo XVIII y principios del XIX; su intención era interpretar la música, tal y como fue escrita por Schubert obteniendo una nueva visión de esta música para los modernos oyentes.

Sin embargo, el resultado para los oyentes reunidos en el Templo de La Valenciana en la capital, fue extraordinario, aplaudieron con entusiasmo durante todo el programa, compuesto por 3 obras: ‘Impromptu’, 15 Danzas Alemanas, y ‘Sonata para Piano no. 21’.

En especial, la Sonata para Piano es la que más gustó porque tiene una gran riqueza de matices sutiles, como el misterioso trino que impregna el movimiento inicial como si fuera el eco distante de un trueno, mismo que se repite varias veces en los 3 movimientos que siguen.

El primer movimiento es lento, le sigue un andante sostenuto, es decir un paso, tranquilo, pero más vivaz que el movimiento anterior; continúa con un Allegro vivace, y cierra con un súbito final feliz. Es una obra bella, también lo fue la interpretación, a pesar de la queja del ejecutante.

 

Leave a Reply

Deja un comentario