Llenan de juventud a La Compañía

Músicos y cantantes asombraron con su talento a los presentes en el recinto religioso

Músicos y cantantes asombraron con su talento a los presentes en el recinto religioso

Manuel Carrillo 

GUANAJUATO, Gto.-  En el Templo de La Compañía, el placer de vivir, de gozar a plenitud los deleites terrenales se pudo apreciar con la interpretación de Carmina Burana a cargo de la Orquesta Sinfónica Juvenil Silvestre Revueltas.

Y es que los poemas que recoge la obra escrita por Carl Orff, escritos por monjes de la época medieval, a eso conducen, a vivir plenamente; claro que en su momento, levantaron polémica con su postura crítica hacia los ordenamientos sociales y eclesiásticos.

Los poemas dan una versión contraria a lo que se desarrolló en el siglo XVIII acerca de la Edad Media como una época oscura. Ya que en los Carmina Burana se satirizaba a la sociedad en general , a los que ostentaban el poder tanto en el gobierno como en la Iglesia ; satirizaban a la curia romana y se constituían en elogios al amor, al juego, y al vino.

En cuanto a la música, se puede afirmar que Orff crea un equilibrio entre el sentimiento y el intelecto; la obra está libre de toda complejidad, retoma lo simple de la música medieval, en el ritmo y la melodía.

Por otra parte, la orquesta, dirigida por Jesús Almanza Castillo, emocionó porque sus integrantes, a pesar de su juventud demostraron disciplina y talento.

Fue buena la combinación, por una parte, la obra, la orquesta juvenil y el recinto religioso para escuchar estos poemas medievales que glorifican al amor, a la naturaleza humana y a los placeres de la carne.

Leave a Reply

Deja un comentario