Llena Camerata Bariloche de música a La Valenciana

El público escuchó el Concierto para Violín, Oboe y Orquesta de Cuerdas, de Bach

Manuel Carrillo

GUANAJUATO, Gto.- Emociones encontradas, de las obras de Bach y Mozart, hasta la música contemporánea de Astor Piazzolla, fue lo que ofreció la Camerata Bariloche en el Templo de la Valenciana.

Todo comenzó con el ‘Divertimento No. 2’ de Mozart, que el grupo musical argentino ofreció como cuando el anfitrión invita una copa de champaña al momento en llegan los invitados, así de fresco y agradable es esta pieza, la que por cierto es muy corta, pero alegre como todas las obras escritas dentro de esta forma musical.

Después, el público escuchó el Concierto para Violín, Oboe y Orquesta de Cuerdas, de Bach. La profundidad intelectual, técnica y artística del autor alemán contribuyó a que la Camerata se luciera en la Valenciana, y es que el grupo musical parece identificarse con las grandes obras del maestro del barroco.

Para la segunda parte vino el contraste, al escucharse 5 obras del maestro argentino Astor Piazzola; con ese toque tanguero tan característico del autor, para demostrar que la Camerata Bariloche es capaz de múltiples miradas, desde el barroco hasta el clasicismo; desde las materias radicales de la modernidad hasta las sustancias arrabaleras del tango. Una identidad muy argentina.

Al término del concierto, Freddy Varela Montero, el joven director y concertino, explicó que en Sudamérica se habla mucho del Festival Internacional Cervantino, y que para él fue un honor participar en el evento: La Camerata Bariloche , después de estar en México, viajará a Guatemala, Panamá, Lima y Quito.

Su historia

Creada en 1967 por iniciativa del Camping Musical de Bariloche, la Fundación Bariloche y la Academia Interamericana de Música de Cámara, la Camerata Bariloche es la primera orquesta de cámara de Argentina en alcanzar el reconocimiento internacional. Ello se logró a través de sus numerosas actuaciones en relevantes escenarios de América, Europa y Oriente.

Su primer director fue Alberto Lysy, a quien sucedieron Rubén González, Elías Khayat, Fernando Hasaj y, en la actualidad, Freddy Varela Montero. Más de 1500 conciertos se ofrecieron a lo largo de los años a los más variados públicos y en importantes salas del mundo: el Kennedy Center de Washington, la Salle Gaveau y la Salle Pleyel de París, la Beethovenhalle de Bonn, la sala Tchaikovsky de Moscú, la Brahms Saal y la Musikverein de Viena, la Herkules Saal de Munich, la sala Ritirsky del Palacio Wallenstein de Praga, el Palau de la Música de Barcelona, el Auditorio Nacional de Música de Madrid, en el Olimpia de Atenas, en el Auditorium de la Academia Musical de Osaka, Japón, y en el Bangkok Music Group Auditorium, de Tailandia, entre otros ámbitos.

Leave a Reply

Deja un comentario