Con el sello de la casa

Más de dos mil personas acudieron a la Explanada de la Alhóndiga para disfrutar del Ballet Folclórico de la UG

Más de dos mil personas acudieron a la Explanada de la Alhóndiga para disfrutar del Ballet Folclórico de la UG

Manuel Carrillo

GUANAJUATO, Gto.- La ‘topada’, la tradicional fiesta de Xichú, ‘El torito de Silao’, y las canciones de José Alfredo, formaron parte de ‘Tierra y tradición’, el espectáculo presentado por el Ballet Folclórico de la Universidad de Guanajuato en la Alhóndiga de Granaditas.

Luego de que se presentó un cuadro de Oaxaca, con canciones tradicionales como ‘Dios nunca muere’, apareció en escena Ángel González, el huapanguero de ‘Palomas, de la sierra de Xichú’, para recordar las fiestas de fin de año que se realizan en aquélla parte de Guanajuato, el Guanajuato inolvidable, en que aún se recuerdan las tradiciones campesinas, y en las que el público capitalino volvió a recordar, con el huapancho arribeño acompañado por la Policía campesina, con la que los trovadores, relatan las cosas cotidianas de la vida en el campo, como las relaciones amorosas, el trabajo y sobre todo, la fiesta.

Después de la representación de la ‘topada’, se escucharon algunas canciones como el ‘Rey’ y ‘Caminos de Guanajuato’, para recordar al compositor que le ha dado identidad a México.

Pero la fiesta aún iba a dar más sorpresas con la aparición de ‘El torito’, la danza que salió de Silao y que se representa en todo el Estado.

‘La Calaca, El diablo, La borracha, El viejito, El agendado y El torito’, se confundieron entre el público para arrancar risas y sobre todo mucha alegría.

De esta forma, el Ballet Folclórico de la Universidad recobró para los espectadores del Festival Cervantino las tradiciones de Guanajuato, las que, como dijera su director Roberto Martínez, “aún no se han perdido”.

Leave a Reply

Deja un comentario